viernes, 8 de julio de 2011

Sabios torpes, copiones… y asesinos

Si algo resulta una vez, otra vez…y muchas veces, entonces llegamos a la conclusión de que somos muy capaces, hábiles, o inteligentes, incluso aunque no entendamos del todo porqué nos resultan nos damos los mejores créditos. No por nada la práctica hace al maestro.

¿Y cómo lo lograste?- Diay no sé, la verdad es que soy bien suertudo-, -Me tengo una técnica envidiable- dirá otro.

Cuantas veces subestimamos lo que sabemos, o como actuamos, conformándonos en ser sabios torpes.

¡Que lindo fuera ser cómo los bebés!, no para andar de ‘balbucetas’ por todas partes, lo digo porque es la única etapa en que realmente somos originales. Luego sin remedio vendrá la etapa de copiarse, ¡Y no en el museo de cera de Nueva York!

Dejo de ser yo para encajar, para agradar.

En este debate de la originalidad menciono el artículo que trajo este tema a colación: “Hacer trampa sin remordimiento”.

“Casi el 61% de los estudiantes universitarios en Estados Unidos hacen trampa en los exámenes, y muy pocos sienten remordimiento por ello, Además quienes dicen ser religiosos hacen más trampa, que quienes no lo son”.

No por nada se dice que somos como esponjas que todo lo absorbemos: modales, costumbres, valores… manías, mañas. Absorbemos, reciclamos, desechamos… para bien, y para mal.

¿Quien no copió alguna vez en clase?, ¡Yo lo hice! (Soy católica no practicante).

Me pregunto, entonces ¿Quién es el ‘malo’ de la clase?

La mayoría de asesinos en serie sobrepasan el IQ del ciudadano normal, y no por ser unos ‘cerebros’ entendieron, e idearon una mejor forma que nosotros de integrarse a la sociedad, o acogieron los ’10 mandamientos’ como Dios manda, quizás de jóvenes asistieron a misa, copiaron en clase… ¡Y luego mataron! 

Cada uno en su canasto: copiones, religiosos, asesinos, inteligentes, torpes, católicos no practicantes, etc.

Lo que digo es: Pasamos la vida siendo copias, ya sea de los demás, o copias de nosotros mismos, Muchas veces hemos dejado de hacer, de pensar, de sentir, porque estamos más afuera que adentro, pensando en la vara castigadora de la sociedad, y de un “Yo” domesticado criticador.

22 comentarios:

  1. Hola Jeca: Sí, es difícil saber hasta dónde somos nosotros o somos los otros... Es importante, como vos decís, ver hacia adentro, tener momentos de reflexión donde encontrarnos y dejarnos salir... Lo ideal es defender nuestro "yo" y mantenerlo, gústele a quien le guste!

    Katmarce--
    submarinopimienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. A la puta, este comentario de Yeca me dejó pensando, me siento como burro sin cola o, igual, como cola sin burro. En todo caso, se dice que hoy vivimos en una sociedad de intertextos, por lo que es poco probable la originalidad en algo o en todo. Saludos, linda amiga.

    ResponderEliminar
  3. Yeca: yo quiero imitarla a usted....... jajajaj, ¡es peligroso!

    ResponderEliminar
  4. La invito a mi blog y la espero. Su blog me gusta y escribe usted muy sueltita de mano.

    ResponderEliminar
  5. Se llama Paula. Es de Cartago. De las amigas que más quiero. La apadriné hace muchos años para que abriera su blog. Es que escribe muy bien. Lo hizo y dejó de hacerlo. Ahora vuelve. Quiero que usted la visite, que visite su blog para que ella se quede esta vez. De verdad, vale la pena que apadrinemos su regreso.
    Su enlace es:
    http://trazosalamitad.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Jeca : Me gustó su diseño.

    Sí eso de copiar porque es lo que la sociedad pide o supone bueno va en contra del yo mismo... ahora que se puede copiar!, yo soy un copión pero de las cosas que me atraen de personas o personjes que admiro, uno debe de aprender a construir su propia personalidad, no dejar al azar.

    ResponderEliminar
  7. Me faltó aclarar me gustó el diseño pero sobre todo el color....

    ResponderEliminar
  8. Katmarce: tiene razón en lo que me dice en eso de conocerse hasta dónde somos nosotros.

    William: si usted me imita se verá muy bien.

    Niña Pochita: pronto la voy a visitar.

    William: iré a visitar a Paula.

    Fran: qué bueno encontrarse por aquí nada menos que a "El señor de los cuervos"

    ResponderEliminar
  9. Hola Jeca! Gracias por pasar por mi blog. Atendiendo su invitación vine por aquí. Me gustó la entrada, tengo la misma opinión de la Niña Pochita con eso de que se le lee "sueltita de mano".
    En caunto al tema, pienso que es inevitable. Empezamos a interactuar aprendiendo (copiando?) de nuestros padres y quienes nos rodeaban. Ya desde el comienzo nuestra identidad no es propia realmente, que lo diga mi sarcasmo "innato", 100% aprendido de mi madrecita querida ;).
    Claro que todos desarrollamos, por uno u otro motivo gustos diferentes, y de lo que vamos conociendo tomamos lo que nos gusta.
    Depende mucho de qué tan independiente haya uno aprendido a ser, y qué tan fuertes son los cimientos de la personalidad que uno ha adquirido, el que uno mantenga ciertas bases y principios o vaya cambiando de dirección como veleta.

    Interesante el tema :).

    ResponderEliminar
  10. Por cierto le respondí lo de la peli mala de Eastwood en mi blog. ;)...

    Saludos!!

    http://criando-cuervos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. A veces preferimos copiar que ser originales producto de las inseguridades que vaos creando a lo largo de la vida. Dudamos de nuestras capacidades, la autoestima no es lo suficiemiente fuerte como para que se pronuncie de forma auténtica.
    Me atrapa lo que escribe.
    Gracias por visitarme, sin duda regresaré.
    Voy y vuelvo.

    Paula

    trazosalamitad.blogspot

    ResponderEliminar
  12. Saludos amigos y amigas del blog La huella del ojo:
    paso dejando esta información, volveré luego a comentar su entrada. Gracias.
    • El próximo martes 26 Julio, no te pierdas un programa más de “Desde Mi Butaca” con William Venegas y Harold Quesada presentando el tema "El Cine Documental".
    *** Programas anteriores en Mi Butaca VIP.com
    http://www.mibutacavip.com/category.php?id_category=46

    ResponderEliminar
  13. A ver si entiendo su punto, entonces nadie es original, somos copias de copias de otras copias?

    Hattori
    Sartencaliente.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. No ha respondido mi comentario en esta entrada.

    Un abrazo

    Hattori

    ResponderEliminar
  15. Hattori: Descuidillos de la profesión. A su pregunta: sí, inevitablemente aunque querramos ser originales, sacar esa esencia que está más allá de lo que los demás son,parece dificil, llegamos a imitar lo que ya está establecido como sociedad,en fin la 'creación'es una cadena de hechos,copias.

    ResponderEliminar
  16. Cierto Jeca:

    Debemos desprendernos más del qué dirán, por ello ya ves como soy yo y tu criticado Justo Poe. Me gustó tu escrito.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino.

    ResponderEliminar
  17. (Espero no me fumiges, vengo en son de paz y muy armónico)

    ResponderEliminar
  18. Somos parte de una sociedad de intertextos. Insisto.

    ResponderEliminar
  19. Jeca amiga novísima y de los ojitos ceñidos y delirantes:

    Aquí el loquillo de Justo deja su comentario:

    Tienes razón William, buena tu insistencia, pero cuidado...eh! Qué con la Jequita cualquier amago de obsesión en tus palabras puede dar pie a que te meta en cintura, disculpa, en camisa de fuerzas. Jajaja!

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino.

    ResponderEliminar
  20. Frank: gracias por su visita,el humor es como la pegatina. No!
    A 'fumigarlo'?, no, se fumiga a los insectos, yo soy amiga de la naturaleza, y de todas sus criaturas...jjajaj

    ResponderEliminar
  21. ...pero los insectos son parte de la naturaleza, es más: pesan miles de millones de toneladas más que todos los seres de carne y hueso juntos.

    Tal vez quisiste decir fumigar a las cucarachas, esas sí que son feas y repugnantes como ellas solas.

    Abrazos,
    Frank.

    ResponderEliminar
  22. (Bueno, Jeca, ya serio: gracias por no considerarme cucaracho).

    ResponderEliminar

Deje su comentario y ojalá quede el burro con cola.